Cómo trabajan los Mercados de ideas

Las ideas son difíciles de definir, y mucho más de comprar y vender, por lo que un Mercado de Ideas es un duro desafío.

El mundo globalizado es muy abierto al flujo de ideas, para consternación de algunos gobiernos dictatoriales. Pero el flujo de ideas no es necesariamente comercio, y la cantidad no implica calidad. Un buen mercado de ideas debería poder discriminar las buenas de las malas y poder convertirlas en ganancias.

Un buen intento de Mercado de Ideas

Alrededor de 2000 existió IdeaExchange.com, donde las ideas podí­an ser compradas y vendidas. Las ideas tenían una breve descripción pública, y una explicación detallada oculta, de pago. El sitio cobraba un abono trimestral para publicadores de ideas, y un porcentaje de las compras. Los compradores podí­an solicitar ideas sobre un determinado tema y también podí­an publicar comentarios sobre las ideas que habían comprado, para información de la comunidad.

Lamentablemente IdeaExchange.com no duró. No sé por qué, porque a mi juicio, era muy buena idea, excelentemente implementada. Supongo que cobrar a los autores era negativo, y nunca se reunió una masa crítica de ideas. Además, las ideas eran demasiado amplias: propuestas, junto con chistes, chismes, teorías, etc.

La palabra “idea” tiene muchos significados, y los mercados deben limitarse a lo mensurable y a lo que puede tener continuidad y crecimiento.

Mercados de Futuros de Ideas

Existe también el concepto de Mercados de Futuros de Ideas (Idea Futures), orientado a establecer predicciones sobre hechos futuros. Un buen sitio llamado Ideosphere trata de predecir acontecimientos mediante la reputación de los predictores. Los que ganan puntos al predecir con exactitud son más dignos de crédito a la hora de realizar nuevas predicciones. Las predicciones son sobre noticias, hechos ocultos o verdades científicas.

Por lo tanto, este sitio trata sólo sobre aquellas ideas que pueden ser verdaderas o falsas. a menudo relacionadas con el mercado de valores (divisas o acciones) o con resultados deportivos. Estas actividades están muy reguladas, sobre todo en EE.UU., lo cual les impone limitaciones operativas.

¿Tienes una idea? Podemos invertir en ella!

Hay varios sitios de emparejamiento de inventores con inversores, destinados a emprendedores que se transformen en empresarios. Sin embargo, la mayoría de ellos son ineficientes, están poblados de ideas débiles y de inversores dudosos.

En estos sitios abundan los inventores que lograron el movimiento perpetuo y los que lograron la fusión fría del hidrógeno en la cocina de su casa. También emprendedores que desean vender estufas en el desierto o quieren construir una segunda Microsoft empezando de cero. Por otra parte, hay supuestos inversores que solicitan a los inventores muertos de hambre un “gasto administrativo” para analizar la idea, luego de lo cual desaparecen sin dejar rastros. Los inversores más serios piden llenar un formulario de 100 páginas antes que nada, sin ninguna garantía de que leerán siquiera el título.

He visto casi todos estos sitios de “matching” de ideas con inversores. Y sé que un buen emparejamiento es difícil de lograr. Hay limitaciones financieras, geográficas, linguísticas, temáticas, etc. Y como en el emparejamiento sentimental, hay muchos factores intangibles.

Filtrar la entrada de buenas ideas e inversores serios sería una garantía de calidad para estos mercados emparejadores, pero eso requiere tiempo y dinero. Aun con un buen plan de negocios, es muy difícil predecir si una idea va a tener éxito o no. Quién juzgaría? Un académico? Un hombre de negocios exitoso? Un adivino? Probablemente ninguno de ellos, aunque sí los tres juntos…

La Web 2.0 consiste en el filtrado de la basura

La Web 1,0 tiene muchos datos cubriendo información valiosa. Todavía los motores de búsqueda muestran: “Resultados 1-100 de aproximadamente 7190000 páginas”. Y el 95% de todo el correo electrónico es spam.

Los agregadores de noticias como Meneame.net (a partir de Digg.com, Reddit.com y otros) son exitosos mecanismos típicos de la Web 2.0. Utilizan la votación calificada y las redes sociales, y automatizan la clasificación y cualificación de las entradas, por lo general noticias. Usted probablemente está leyendo este artículo porque lo leyó en Meneame.net, aunque más tarde lo indexarán los buscadores.

Agregadores como mercados de ideas

Los agregadores de noticias pueden ser buenos mercados de ideas? ¿Pueden filtrar las buenas de las malas y encontrar interesados en adoparlas? Creo que sí.

Las ideas de negocios pueden ser filtradas por un agregador de noticias, y esto podría ser un predictor de su futura aceptación por el público en general. Si la idea tiene buena aceptación por el público, los inversores podrán actuar sobre seguro.

Las ideas políticas pueden tener también un mecanismo similar. Cualquiera puede lanzar una propuesta que llegue al tope del agregador, donde los políticos sagaces podrán adoptarla. A la inversa, alguien con buen Karma en estos sistemas puede llegar a ser un buen político en la vida real.
 
Los nombres de dominio son casi siempre propuestas de negocios, y también están sujetos a competir en un Agregador. Tal  Agregador podría constituir un buen sistema automatizado de valoración de dominios.

Los Agregadores podrían ser usados por pintores para exponer sus bocetos o sus cuadros, por anunciantes para poner a prueba sus logotipos o frases pegadizas, por las modelitos que deseen competir con sus atributos, por las conferencias en busca de oradores con potencial aceptación, etc.

Se requiere una buena implementación técnica y sobre todo, una masa crítica de usuarios. El código genérico está disponible como Open Source, aunque quizá sean necesarias modificaciones específicas para algunas aplicaciones. Y algunas funcionalidades como las que tenía IdeaExchange y tiene Ideosphere.

Algunos ejemplos que inicié son www.business-ideas.com.ar y www.ideaspoliticas.com.ar. Espero iniciativas para implementar otros proyectos.