La Ley de Murphy del SEO – Posicionamiento en Buscadores

La ley de Murphy se aplica a todos los campos de la actividad humana, con un sesgo particular en cada una.

Por ejemplo, si yo digo “Todo lo que puede salir mal, saldrá mal” en el trato con un cliente SEO, seguramente deseará keywords que no puede alcanzar, y alcarnzará keywords que no puede posicionar. También se aplica a los resultados: aquellos sitios que necesitamos urgentemente posicionar, porque esán vinculados a una fuerte recompensa, no lograrán más que un mísero puesto 40, justo por debajo de la visibilidad en Google, y un poco por debajo del límite establecido para cobrar recompensa especial o pago por resultados.

Por otra parte, ocurre que clientes pobres, que no pudieron comprometer más que monedas en la campaña, obtienen resultados excelentes. Lo único que puedo hacer es mostrarlos para darme importancia, porque el tráfico obtenido no se convierte en ventas ni en popularidad ni en nada.

Porqué ocurre esto? Vaya uno a saber que aspecto intrincado del algoritmo de posicionamiento de Google está involucrado. O que aspecto de qué campaña hecha por nosotros o nuestros antecesores en la campaña de promoción de sitios, dió muy buen resultado.

Lo peor que me ha ocurrido es posicionar excelentemente bien un sitio, en este caso de piletas de natación, y que el cliente cierre la empresa, regalándome el tráfico. Qué hago yo, explíqueme alguien, con clientes que piden una pileta de natación de tanto por tanto, a ubicarse en un lugar tan bonito, que vale la pena que yo vaya a visitarlo… En otro artículo explicaré las dificultades de trabajar de intermediario, o de afiliado, en productos materiales, cuya compra no involucra la trasferencia de un cookie….

Me ocupé de que mi teléfono no figure en ninguna parte del sitio de las piletas, y aún así, los ansiosos compradores me buscan en el NIC o en la guía telefónica, y me llaman con preguntas sobre la conveniencia de la fibra de vidro reforzada o el clásico hormigón, o sobre mi criterio para la elección de trampolines.

Esto ha venido sucediendo por años, y aún no establecí un buen acuerdo para derivar el tráfico a un vendedor del rubro. Creo que esos años son un poco la clave del resultado, ya que google valora los sitios antiguos.

La otra forma de fracasar posicionando sitios es obtener tráfico que no convierte. Al respecto, las madres hispanasa que cuidan a sus hijos son muy poco propensas a usar tarjeta de crédito. Cuan poco propensas, lo comprobé con uno de mis sitios (cuentos infantiles) posicionado excelentemente bien en Google por efecto de la Ley de Murphy.

Crackear la Ley de Murphy debe ser más difícil aún que crackear el algoritmo de posicionamiento de Google. Seguramente lograré hacer lo primero, porque no habrá manera de transformarlo en dinero…. A lo sumo conseguiré que cuando se me caiga un pan con manteca sobre la alfombra, la manteca se mantenga hacia arriba. Que no es poca cosa tampoco…