Participando en el negocio del cliente

Participación en las ventas – Alternativa para financiar SEO.

En muchas ocasiones los posibles clientes ofrecen una parte de las ganancias, como recompensa por el posicionamiento en buscadores. Esta oferta puede ser un buen negocio para quien realiza la tarea, aunque también acarrea incertidumbres y posibles decepciones.

En el terreno de los productos tangibles una oferta de este tipo sería sorprendente y poco creíble. Pero en el mundo virtual hay mucha diferencia entre los malos y buenos vendedores, por lo cual es más posible ganar dinero con sólo los conocimientos y herramientas de SEO.

El ofertante seguramente ya hizo todos los intentos a su alcance para posicionar, sin éxito. Lo más factible es que haya pasado del entusiasmo por ganar mucho dinero con su flamante sitio, al balde de agua fría que significa esperar inútilmente las visitas. Obviamente, quienes hacemos promoción de sitios sabemos que las visitas no vienen solas, porque para casi cualquier producto o servicio existen ya millares de alternativas en la web. Y es necesario desplazar al 99% de esas alternativas de su lugar en el buscador, para ganar una porción medible de la atención del público.

Es una sana medida solicitar una parte de la retribución (50%) al contado, y luego de un tiempo prudencial (60 dí­as), recibir el resto, en caso de éxito.

Una vez que el cliente aceptó realizar un pago mínimo, se puede empezar a evaluar la oferta. Desde ya que es mejor vincularse con un cliente importante, con una facturación elevada offline y quizá online, y no con un pequeño emprendedor con altas chances de fracaso. La calidad y el potencial del producto son también un factor a evaluar.

Es preciso que consultemos en detalle cuales fueron las medidas de SEOtomadas, y si estuvieron a cargo de un aficionado o de un profesional. No sería la primera vez que nos encontremos con un sitio penalizado por los buscadores, en el cual será inútil volcar esfuerzo de optimización o contrucción de enlaces. Para descartar esta penalización, corremos un pequeño ensayo de posicionamiento inespecífico en varios sitios a la vez.

Es útil también conocer los resultados de las eventuales campañas de enlaces patrocinados (PPC), para conocer cuán vendible es el producto.

Por último, nos fijamos en la complejidad de la tarea. El calculador de costo de campañas SEO en este sitio es para ello una buena herramienta. Una tarea sencilla con un alto potencial es más atractiva que una extensa y compleja tarea sobre un sitio con muchos productos para vender.

Si el beneficio potencial es muy superior al perjuicio que nos representa apartarnos de nuestro tema principal y capacitarnos en el producto del cliente, adelante con el convenio. Desde ya, deberán estar muy bien delimitadas las formas de medir la parte de cada uno, los tiempos y modos de pago, y los alcances geográficos, temporales y mediáticos del proyecto. En particular, que el cliente establezca claramente qué clientes no están incluídos en el reparto. Si el primo lo encuentra por Internet y le compra, que no nos diga luego: Cómo le voy a cobrar a mi primo? O a mi cliente de toda la vida. O al cliente que viene con mi tarjeta de visita o mi panfleto en la mano.

Luego de aclararlo todo bien, redactar un convenio y firmarlo. Recién allí estaremos en condiciones de correr con el riesgo de realizar estas campañas supeditadas al éxito comercial y la honradez del cliente.

Examinando en los sitios de e-commerce encontré que la mayoría de los promotores de sitios web trabajan en base a campañas definidas, sin tener en cuenta el éxito de las mismas. Medir el éxito es muy difícil, y por eso casi nadie quiere arriesgarse a entrar en una situación potencialmente conflictiva.